sábado, 6 de diciembre de 2008

DESEO - MARTHA MEDEIROS

Deseo que desee ser feliz de un modo posible y rápido, deseo que desee una vía expresa rumbo a realizaciones no-utópicas, pero viables, que desee cosas sencillas como un jugo helado después de correr o un abrazo al llegar en casa.

Deseo que desee con discernimiento y con objetivos bien definidos.

Pero deseo también que desee con audacia, que desee unos sueños descabales y que al saberlos imposibles no los lleve en gran consideración, pero los mantenga encendidos, libres de frustraciones, desee con fantasía y atrevimiento, estando alerta para las casualidades y los milagros, para lo imponderable de la vida, donde los deseos secretos son atendidos.

Deseo que desee trabajar mejor, que desee amar con menos amarras, que desee parar de humar, que desee viajar para bien lejos … Y desee volver para su rincón, deseo que desee crecer …

Y que desee el lloro y el silencio, a través de ellos somos pujados para adentro, deseo que desee tener el coraje de se mirar con más nitidez. Pero deseo también que desee una alegría incontenida.

Que desee más amigos, no necesariamente los mejores, basta que sean buenos compañeros de deporte y de mesa de taberna, que desee la taberna tanto cuanto la iglesia, pero que el deseo por el encuentro sea sincero.

Que desee escuchar las historias de los demás, que desee creer en ellas y descreer también, pues hace parte de la vida este ir y venir de certezas y dudas.

Que desee no tener tantos deseos concretos, que el deseo mayor sea la convivencia pacífica con otros que desean otras cosas.

Deseo que desee algunas mudanzas, una mudanza que sea necesaria y que ella no te pese en el alma, mudanzas son temidas, pero no existe otro combustible para esa travesía.

Y deseo, principalmente, que desee desear, que se permita desear, pues el deseo es vigoroso y gratuito, el deseo es inocente.

No reprima sus pedidos ocultos, deseo que desees victorias, romances, diagnósticos favorables, más dinero y sentimientos varios, pero deseo, antes de todo, que desee, simplemente.

(Martha Medeiros Periodista y Escritora Brasileña)

1 comentario:

Brenda Lucero de León dijo...

Acabo de descubrir todo lo que escribe. La admiro y espero un día llegar a escribir como usted.